20130219

Indiscutiblemente, podría confirmarte todo lo que crees que soy.  También podríamos escapar y volar... entre pensamientos obscenos  manchados de ternura y sexo.  Sin miramientos mordernos la piel haciendo que la antropofagia sea una mera forma de juntar mi boca y tu piel.

Pero me gusta vivir en tragedia. La oda al dolor y al llanto. Me gusta que el corazón arda, porque así se que siempre serás parte de una herida que el tiempo no cura y el alma no conseguirá llevarse, cuando ella, algún día, se despoje de mi.

Deberías saber, que hay muchas formas de hacer que la sangre corra por las muñecas, y muchas veces sólo hace falta que me claves la mirada.
Cariño, no hay atentado a mi propia existencia más dulce que ese.
Asi que por favor, mírame, mírame hasta que mis manos se tiñan de escarlata.




No hay comentarios: