20111130

Hay dolores tan afilados que podrían cortar el aire.
El dolor del alma, incoloro, sinsabor, que habla a través de los ojos. Y grita dejando el sabor del agua del mar en mi rostro, cuello, pecho...

Hay decepciones tan intensas, que podrían pararte el corazón. Un infarto frio y amargo...que llega a congelarte la sangre...

Oir como se apaga el alma y el llanto. No hay muerte mas dura, dolorosa, intensa y verdadera. Te lo juro.

Ahora protagonista de mis letras, mis versos y el dolor que me inspira. Nunca pensé que te encontraría aquí.

Un poco mas fria, mas muerta y menos mia. Ya sus luces no brillan igual.


1 comentario:

Julia dijo...

decepciones
.
.
.
.
(una de vodka por favor) (; precioso blog