20110125

 Bebernos todo el humo de la habitación escuchando Hey Joe mientras tu dedo índice delinea la curvatura de mi cadera. Consumirte y enamorarme de cada bocanada de deseo acumulado. Y romper las ansias del placer encima de tu sillón roto. Sin saber muy bien, que nos llevo a perecer aquí.

No hay comentarios: