20100216


En la barra de ese bar, de luz roja, su carisma se había atenuado al ritmo de la voz de Chan Marshall .
No se si eran sus sueños rotos, los que humedecían una linea casi recta que bajaba timidamente por sus mejillas, tan sutiles como para que nadie se percatara de ello. Todos sabemos que Hollywood, no es el lugar perfecto para que los sueños se hagan realidad.
Yo la miraba, y me enamoraba de ella. La fragilidad de los seres siempre me ha parecido bella. Deseas que pare el tiempo, como si por cada minuto que pasase, ella, se estuviera fracturando un poco más.
Al final, el tiempo no se detuvo, y ella tampoco.
Se sentó a mi lado y me dijo que The Greatest era una de sus canciones favoritas.
Me miró y me dijo le encantaría poder parar el tiempo, justo en ese instante.
Yo le dije que eso ocurría muy pocas veces, pero que para mí el tiempo era como si se hubiera congelado en el momento que la vi.
Ella sonrió. Y en ese instante... para ambas, no hubieron más segundos.

5 comentarios:

raul b dijo...

nice!<3

Milena Rodher dijo...

Gracias :)

Tom Vogart dijo...

jonathan leder yeah
<3

Noor dijo...

todo lo que escribes es tuyo? Si es así me encanta la forma en que vomitas las palabras. Por cierto, como se llama la primera canción?

rachel dijo...

love that photo.