20091124



Haces que el vació sea de otro sabor. El aire ya no me rompe la piel y los sonidos no perforan mis oídos.
Conduces mi humor a otros lugares, que convierten la sonrisa que me provoca en mi forma de pago. La fugacidad de tu olor, que se me escapa, y aunque lo busque, es demasiado leve para custodiarlo. Las palabras estúpidas y las que se me aferran al alma. Las que me conmueven, impresionan, emocionan, las que me contagian tu forma de vivir la vida.

La habitación se me queda pequeña, las cuatro paredes me incitan a huir. Y cogerte. Probarlo y poseerlo. Hacer toda esta historia mía. Y convertir el deseo, y las ansias en vida.

No hay comentarios: