20091012

#4


He intentado quitarme las 7 vidas que tenía a base de dejarme mi amor por tí, pero aun me quedan 3.
Has intentado romperme el corazón tantas veces que ya no recuerdo que se siente cuando un corazón entero late.
Has desecho tantas veces mis ilusiones que ya no se diferenciar emoción de decepción.
Has hecho que construya tantos castillos en el aire, que cuando me los has tirado, no he llorado, sólo he amontonado los trocitos en un rincón para volver a empezar, con el hilo de esperanza débil que va quedando cada vez que derrumbas todo lo que creo de ti.
He creído tanta veces en tí, teniendo la sensación que soy capaz de cambiarte, de conseguir que seas quien yo creía que eras, he tirado tanto de la cuerda para atraerte a lo que yo considero que te podía hacer bien, he intentado protegerte tantas veces, que no podía darme cuenta que tú sólo querías protegerte de mi, y huir.
Y ahora que lo he entendido, no hay lágrimas de cristal, ni pasiones desarraigadas, ni hay canciones que me emocionen ni una historia para escribir. Hay un vacio tan hondo, que todos los sentimientos que se han ido por ahí se han perdido, se han marchado y no tienen camino de vuelta. Estan tan lejos, que no escucho su ruido, estarán tan lejos que poco a poco empezaré a escuchar de nuevo el latido de mi corazón roto. Y esa es el único sonido que quiero escuchar.

7 comentarios:

¿Aquello que no era lógico, es amor? dijo...

Ese corazón volverá a latir con fuerza, volverá a renacer de sus cenizas cual fenix, con las miles de experiencias que te quedan por vivir...

Ánimos MRH!

Xtian LB dijo...

Eso de querer y creer que la otra persona puede ser como nosotros creemos y queremos es algo que, seguramente, le ha pasado a la mayoría de las personas.

Muchos de nosotros, soñadores, proyectamos la realidad que queremos en quieren queremos en vez de intentar verla, tal cual, sin filtros, ni máscaras, ni maquillajes... Es un error, lo sé, pero solo de errores se aprende. Y también los errores de esos a quienes nos entregamos nos destrozan y, aún así, nos limpiamos las lágrimas con el puño de la camisa, nos levantamos, nos sacudimos la suciedad de las rodillas y seguimos adelante. Dispuestos, tal vez, a volver a caer y seguir aprendiendo. Nunca se sabe. Y eso es lo interesante de vivir, que nunca sabremos lo que nos espera mañana...

Muchos besos mi niña!

Valentina dijo...

Lo has escrito tú? si es así bravo!!!

Por cierto, al leerlo me ha venido a la memoria otra cosa que leí hace un tiempo:

"Hay una parte donde nunca nos abrazan. Aunque nos quieran muchísimo. Esa parte está ahí, esa pena. Y nadie llega a tocarla nunca."

Meripeih dijo...

OLÉ, AMÉN.

MRH dijo...

Hola valentina! Encantada. Antes que nada ese parrafo q m has escrito es bellisimo. Me lo
apunto. :). Y si este texto es mio. Mas mio q ninguno.
Espero recibir futuras opiniones tuyas.

Y gracias pir vuestros comentarios a los demas haceis q m ilusione seguir con este nuevo blog.
Mil besos

Diego dijo...

Ese corazoncito que tu tienes latirá fuerte en seguida, porque te conozco y se lo gran persona que eres y la capacidad de hacer feliz a la gente que tienes, y eso será recompensado.

Todo sirve para aprender y se que tu has aprendido mucho de tus experiencias, así que esos trocitos de castillo que tienes acumulados te sirvan para asentar unas nuevas bases para tu felicidad.

Muchos besos preciosa.

Eres mi escritora favorita jejeje ;)

Amalie dijo...

Creo que lo que más me gusta de los textos que escribo es leerlos con los años. Porque, no sé si a ti te pasará, pero yo recuerdo el momento o cómo me sentía al redactarlo: qué pensaba, por qué lo hacía, qué motivación oculta había. ¿Era estallar, vomitar, recordar, no olvidar? Me pregunto cómo te sentirás al leer algo así o los comentarios 6 años después, cuando la vida parece que sí te sonríe y muchas partes se han colocado, también el corazón.

Y, además de esta pequeña reflexión, de verdad, FELICIDADES. Bien sabes que no soy de alagar porque sí, que no digo que algo me gusta si no es verdad, pero aquí me tienes, como nueva seguidora que esperará por si te vuelve la vena microescritora (por los microtextos) para leerte. Ya me hubiera gustado que el blog tuviera mil millones de posts para leerlos porque me ha encantado. De hecho, algunos de los textos se van a mi carpeta de "cosas a releer".

Un besote y gracias por compartirlo!